lunes, 2 de agosto de 2010

El síndrome del baterista reprimido

Desde que tengo una sobrenatural afición a la música, me gusta tomarle el ritmo a las canciones, tomar dos cosas que me puedan servir de baquetas y ponerme a tocar como si fuera Neil Peart. Este absurdo hobbie me ha dado innumerables horas de diversión y ese sentimiento de genialidad cuando haces algo de lo que durante o después te sientes orgulloso de ser tan increiblemente habilidoso.


Lamentablemente no tengo una batería, soy bastante mediano y se me empiezan a acabar los colores que uso como baquetas.






El ritmo se ha roto.


Curiosamente los colores "mapita" y blanca nieves" tienen un buen desempeño a la hora musical, las empresas que hacen esos colores deberían de empezar a fabricar baquetas, creo que les iría mejor.

5 comentarios:

Tannya.LmLo dijo...

La foto, es tuya?

Anónimo dijo...

misma duda

Danny dijo...

Sí, yo hice la foto.



Muchas gracias por comentar.

skuiqer! dijo...

:0 y si ehhh ahahh :D

vakii dijo...

=O jaja zheedo tuu blog ;D enviado de la skuiqer =P

Publicar un comentario

Si gustas, puedes dejar un comentario. Es gratis y no engorda