miércoles, 10 de agosto de 2011

Enciclopedias 2.0

Cuando estaba en tercero de secundaria, y por un berrinche bastante patético que le hice a mis padres, en casa compraron un par de enciclopedias de unas editoriales que en mi vida he vuelto a ver y que, posiblemente no sobrevivieron a la explosión de internet, no sé, el caso es que hay tres libreros a reventar con libros que van desde computadoras, homeopatía y hasta uno que tira de la fibra patriotico-mexicana.

La primera tanda de libros que compraron era bastante tradicional; toneladas y toneladas de libros perfectamente manufacturados (imagino que por un ejército de niños salvadoreños indocumentados en algún sitio alejado de la sociedad en Chiapas) Pero la segunda que compraron en casa era una de esas enciclopedias 2.0 que venía, además de los clásicos tumba burros, con una cajita muy mona repletita de CD's que complementaban los libros con juegos educativos y alguno que otro tenía a actividades interactivas (o algo así) en internet.

La verdad es que nunca le saqué mucho jugo a esa bola de libros ni a todas las cosas que venían en los CD's, de hecho, aún hay un libro libro que sigue envuelto en el el plástico que venía cuando lo sacaron de la caja, los demás los abrí yo (estoy seguro) y fue por mera curiosidad de leer el de historia y el de computadoras. Nunca los usé para documentar ninguna tarea y creo que eso fue lo mejor que pude haber hecho, porque no los abrí por necesidad, sino por mera curiosidad, no había una maestra atrás de mi diciendome qué leer, yo leía lo que yo quería y lo leía cuantas veces se me antojara.

De los únicos CD's que recuerdo más están unos en los que cuentan la historia evolutiva del hombre y de la sociedad, con una caricatura como de dos horas dividida en un puño de capítulos que podías ver de corrido o jugar un rato con unas dinámicas relacionadas con el capítulo al final de éste. Los juegos estaban muy divertidos (en la onda de angry birds, y las animaciones de la caricatura también estaban muy bien hechas, sin pretenciones y te platicaban todo de una forma muy sencilla y clara.

Ahora que lo pienso, un libro es de esas cosas que no pueden volverse obsoletos con el tiempo, tal vez parezca que sí, pero en realidad sólo cambia el objetivo, algunos dejan de ser informativos para convertirse en libros de historia donde queda plasmado el punto de vista del año, tiempo, época en la que fue redactado.


3 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

Tengo tres enciclopedias, un diccionario gordo que era el libro imprescindible para hacer las tareas, y una infinidad de libros que están ocupando espacio pero que de vez en cuando dejan salir la magia que tienen escondida entre sus hojas.

Gracias por la visita.

Saludos.

Maldito Desgraciado dijo...

Uhhh viejo, yo creo que los libros si se vuelven obsoletos y unos cuantos hasta dañinos... Tengo un putero de libros entre ellos varios de filosofía, y creeme que hay varios autores que dices qué pedo, porqué existen. Dejando de lado los de superación personal que tanta gente odia y de los que tantos se vuelven fanáticos, hay lecturas que no valen la pena. Creo. Además, en mis enciclopedias Plutón sigue siendo un planeta :(

Danny dijo...

@malquerida, se me olvidó poner los diccionarios, tengo como tres de esos bastante gordos, esos si los usé para tareas, con esas palabras que no venían en el Larousse.

@malidto desgraciado,Yo estoy peleado con todos los libros de superación personal. TODOS.

Publicar un comentario

Si gustas, puedes dejar un comentario. Es gratis y no engorda