domingo, 8 de enero de 2012

Una estela... De luz.

No puedo evitar sentir un poco de pena ajena al saber que han inaugurado la famosísima estela de luz. Seamos sinceros, después de ver la entrevista al arquitecto que la diseñó (quien tiene un inquietante parecido con Norman Osborn) me dejó una referencia en lo que se respecto al concepto pero nada más. Porque eso de usar materiales cuyo origen sea otro país para hacer un monumento que promueva el nacionalismo mexicano me parece ridículo.




Lo peor de todo es que después de un retraso de quince meses  y hartos escándalos de corrupción inauguran la obra con bombo y platillo como si hubieran entregado el trabajo en el tiempo planeado jugando obviamente con la estupidez de la gente de a pie que se traga cualquier verga que le pongan enfrente. Cosas inevitables en la vida de un mexicano.

Otra cosa en la que he pensado es en el encargado de la obra (o los encargados). ¿No les representará un dilema poner en sus respectivos currículos el haber participado en la estela de luz? Bueno, suponiendo que encima de todo el dinero que se robaron tengan la intención de trabajar en algún lado más.


2 comentarios:

Maldito Desgraciado dijo...

¿Crees que tengan que hacer uso de sus CV en poco tiempo? Esos weyes pesados son dueños-empleadores, no andan buscando chambas, ellos se las inventan! ahora que una licitación Federal, Estatal o Municipal, les vale verga. No así una privada, pero las privadas no tienen tanto varo pa robar. Chale, esto de la construcción es bien pinche turbio :(

Danny dijo...

Era una exageración bastante ingenua, no seas tan duro Maldito Desgraciado.

Publicar un comentario

Si gustas, puedes dejar un comentario. Es gratis y no engorda